agosto 12, 2005

I curse you, feet!

Una reunión con los patas, como cualquier otra. Por allí alguien propone ir a un bar/club/pub, para unos tragos y a ver que pasa. Todos asentimos y para allá vamos. Llegamos, unos cuantos tragos cortos, una amena conversación, risas, maleteo, un grato ambiente hasta que una amiga me hace la pregunta fatal: “¿Quieres Bailar?”

Decir que tengo dos pies izquierdos es mentira. Tengo tres. O tres derechos que para el caso es lo mismo. Un paramecio tiene más coordinación que yo. Esto seguro que algunos dirán que exagero, que todo mundo tiene algo de ritmo y que mal que bien, todo mundo saber bailar. Mentira. Gran Mentira. Este pechito nació sin esa habilidad. Mis peores roches han sido bailando. De allí mi firme determinación de no volver a hacerlo.

¿Alguna vez, queridas féminas, alguna vez alguien les ha dicho que no quiere bailar con Ustedes? ¡Por supuesto que no! ¿Qué muchacho en su sano juicio renunciaría a ese placer? Ahora imagínense la cara de mis amigas cuando les digo que no bailo. Las más gentiles se ríen, las más locas me mandan a la mismísima, y el resto me pone cara de consternación.

Una pena en verdad. Pero así es.

4 comentarios:

Mary Red Rose dijo...

Podemos enseñarle a bailar maese M. Usted avise.Conozco un pata que tambien sabe.Guarda!

EL INGENIERO dijo...

Maestro ya estamos viejos para los roches no crees?!!!!

M. dijo...

Es que no me has visto bailar...

ultraist transmogrifier dijo...

pobre. yo bailo con mis amigos asi me pisen los pies o se pongan a hacer pasos de baile del gimnasio. la cosa es que se diviertan.

por cierto, feliz cumpleaños.