agosto 31, 2008

Neurosis

Dado que tengo el blog abandonado, por motivos laborales y demás, aparte que mi vida de por sí es más aburrida que ver crecer el musgo, acabó de recordar un événement que merece la pena ser relatado, aunque la verdad no sé si será cierto eso de merecer, pero bueno.

Sucedió hace 3 semanas, en un sábado. Antes de empezar el relato, debo decir que me considero una persona centrada, paciente y con buena vibra, muy pocas cosas me alteran o sacan de quicio. La lógica y la razón por delante, que le dicen. Lo ataño al hecho de ser un nerd jejeje.

Como iba diciendo, sucedió un sábado, por la noche. Estaba descansando, leyendo en mi cuarto mientras escuchaba música y se aparece mi hermana, para que la lleve urgente a la casa de un amigo, por una reunión de taller de la universidad. Cansado como estaba y hastiado de estar en la casa sin nada que hacer, accedí a llevarla.

Llegamos sin novedad a la casa del amigo, que vive en Lince. Mi hermana se bajó con todos sus cachivaches y pensaba darme una escapada rápida por el Queirolo, aprovechando la salida, para un señor sánguche de jamón con su respectivo pisco sour y de ahí a la camita.

Salí a Salaverry, manejando despacio con la ventana abierta para sentir el rico aire frío de la noche. Y de repente, un… llamémoslo un hijo de la guayaba, aunque en ese momento los improperios fueron de otro calibre, me mete tal cerrada, con su Volvo, que lo único que pude hacer es pisar el freno a fondo, jalar el freno de mano y rogar a cualquier dios que me estuviera escuchando que no lo chocara. Me quedé ahí plantado mientras el alma me regresaba al cuerpo. Y así como Tula hizo click, mi mente hizo crack. En mi descargo diré que había sido un día muy difícil, por no decir jodido, estresante a más no poder y estaba cansado, muy cansado emocionalmente. Así que con toda la calma del mundo, arranque de nuevo y fui tras el muy infeliz. Lo alcancé en un semáforo y me puse detrás de él. Vi como me miraba por su espejo retrovisor. Seguro esperaba que yo fuera a cometer la misma barrabasada que él, pues apenas cambio a verde salió disparado. Pero solo me contenté con seguirlo al mismo paso que él iba. Si aceleraba, yo aceleraba, si cambiaba de carril, yo también me cambiaba, siempre detrás de él. Después de 2 semáforos más, se dio cuenta de lo que sucedía. En cada semáforo me miraba por su retrovisor y yo solo lo veía fijamente, sin expresión en el rostro. Cuatro semáforos más y su acompañante, una mujer, estaba al borde del ataque de nervios y se notaba que discutía con el hijo de la guayaba. Yo, siempre detrás de él. Ni luces, ni claxon, ni nada. Solo detrás de él y mirándolo fijamente.

En Javier Prado rompió el límite de velocidad tantas veces como pudo, pero no se soltó. Los semáforos están tan mal regulados que es la única vez que he dado gracias por ello. Bajo la velocidad a 30, esperando que lo pase. Sé que aquí se asustó tanto como para rezarle a sus santos favoritos, cuando yo también baje a 30, siempre detrás de él.

Llegamos a Casuarinas. Se metió por una calle y cuando estaba por entrar, se cerró la reja. Se había acabado. Emprendí el regreso. Lo gracioso fue que me perdí porque Casuarinas no conozco, hasta que salí a la avenida y ya.

Me fui a un Bembos. Me atoré de sánguches y gaseosa y me fui a mi casa.

Dormí como no tienen idea.

7 comentarios:

El Rojo dijo...

Qué buiiina!!! Lástima que el imbécil se te escapo. Anotaste la placa?

M. dijo...

Claro! Y estoy seguro que el jumento ese no anoto la mía por hacerse la pichi nada más.

Gastón dijo...

"Y así como Tula hizo click, mi mente hizo crack"

Jajaja, todo el post se resume en tremenda frase, jajaja. Puedes hacer stickers para auto con eso.

Buena voz verte otra vez, se vienen las celebraciones.

Lady Bathsheba dijo...

comer tanto no te hará bien...
lo bueno es saber que ahora haces cosas espontáneas, creo que estas cambiando xD
si se puede!!!!
T_T

M. dijo...

Hacer cosas espontáneas, no creo. Fue simplemente el resultado de mucho stress y una profunda indignación por lo acontecido.
Prefiero actuar siempre guiado por la lógica y la razón. Claro que como cualquier persona son propenso al "quiebre mental", y como todos, una suerte de Dr Jekyll y Mr. Hide. O más a tono, Dr. Banner y Hulk :p

Lady Bathsheba dijo...

al menos respondiste en el blog (un cambio)
lástima que tu lógica y tu razón le hayan ganado a tu corazón... así "alguien" no sería un recuerdo "especial", si no, un ser real viviendo a tu lado el amor.
como dicen, "mueres en tu ley", y en el camino, otros también mueren.

MARICHAN dijo...

Ala miercoles que miedo, yo por eso no manejo.Hay tanta bestia con carro que haria lo mismo que tu, claro que chocando mas y persiguiendo al sujeto o sujeta menos.
hahahahaha
MENTIRA algun dia tendre mi LAND ROVER NEGRA!