febrero 18, 2005

Suele pasar.

Reponiéndome de la pérdida de una computadora de mi casa (falló la fuente y envió el doble de voltaje a TODAS las tarjetas y al disco duro) y después de haber perdido TODA la información que en ella guardaba (por suerte, la información importante está a salvo, pero perdí mp3s y videos y un montón de cochinadas que cualquier internauta colecciona a lo largo de sus viajes por la red), entré en mi oficina y prendí la computadora.

Mientras contestaba el teléfono que en ese momento sonó, algo me extrañó, algo no estaba bien, pero no le hice caso, porque estaba ocupado conversando por teléfono con un proveedor. Cuando me volteo a la computadora la pantalla estaba negra y lo que me había extrañado era no haber escuchado el suave ronroneo de la fuente y del disco duro cuando levantan durante el encendido. Se me erizaron los pelitos de la espalda y un sudor frío empezó a descender por ella.

Mi primera reacción fue mirar el estabilizador de voltaje, pero allí estaba el muy maldito, con su lucecita roja y la aguja marcando 220 V. Sentía como cada hueso del cuello se solidificaba en una sola masa por el stress que se aproximaba. Con los dientes rechinando me dije: “¡la fuente!” y busqué un destornillador. Encuentren un destornillador en una oficina, a ver, los reto a que lo hagan en menos de 10 minutos. Después de encontrarlo y apagar el estabilizador (ya era un día de miércoles y no quería electrocutarme) abrí el case y me mandé de frente a revisar la fuente. Nada. Entera. Aproveche y use el voltímetro que mi padre había dejado por aquí y revise la fuente. Todo andaba bien, la corriente pasaba, el embobinado estaba completo, en otras palabras, la fuente estaba perfecta, salvo, eso sí, un poco sucia. La limpié y la conecté de nuevo. De paso, revise cada placa y normal, no había problemas. A estas alturas, ya tenía la camiseta húmeda y la frente perlada de sudor.

Me senté y observe a la computadora con el codo en la rodilla y la barbilla apoyada en la mano, pensando en qué mierd@ le pasaba, cuando entró mi hermano y me dijo “¡Habla Mr. Increíble!”. Me hizo reír un rato, pero luego volvió mi preocupación. “¿Qué?, ¿No prende?” me preguntó mi hermano. La respuesta obvia fue: no. No dijo nada más y se quito. Pero antes de irse me dijo sonriente “¿Ya revisaste el cable?”

Me le quede mirando mientras se iba y me levante de un salto y revise el cable. Estaba desenchufado del estabilizador. La señora que limpia lo había desenchufado para enchufar la aspiradora y luego se olvido de conectarlo de nuevo. De esto me enteré luego, por supuesto.

Suele pasar.

3 comentarios:

Gastón dijo...

A la mierrrr, yo me perdí en eso del ronroneo. La del desarmador ni por acá, tío. Eso sí, me pelearé con la Hi-tec (no, las tabas no) pero siempre reviso el rico enchufe. Ya me pasó con mi tele una vez.
Shit happens.

TORTUGA MALDITA dijo...

Yo comprendí que por poco y desarmas tu compu, ya que la tecnologia no es lo mio, pero que desgracia eso de estar al borde de un colapso por el fuckin enchufe. Y si, a veces pasa. Como cuando te bañas y "llevan a lavar tu toalla". Y cuando la quieres , ya no está. Lindos! NO?

kat dijo...

wow..
Lo más desesperante es cuando eventos de esa naturaleza te suceden en el transcurso de un par de horas...
coincidencias no nefastas, pero sí recontra jodidas