setiembre 27, 2005

Adiós Smart


Me levante temprano y al leer la primera plana del periódico no lo podía creer. Ha sido como perder a un pariente; lejano, eso sí, pero pariente al fin y al cabo. Y es que hace 20 años, si no más, muchos lo dejamos entrar en nuestras vidas a través de la caja boba y si recuerdo bien, fue a través del 7.

Es casi imposible separar al hombre del personaje, pero tanto Don Adams como Maxwell Smart nos han dejado y ahora solo nos queda recordarlo.

Creo que lo más recuerdo era ver la serie con mis padres, destornillándonos de risa, siempre juntos a la hora del lonche, esperando que el viejo llegara de trabajar y la vieja preparando el lonche. Y luego 20 años después, en Retro, el mismo humor, humor "sanote" que le dicen, sin lisuras, sin golpes para hacer reír, pero si lleno de situaciones y gags a cual cada vez más divertido.

No se me ocurre que más decir. Lo que leí en la portada del Comercio me pareció una gran despedida para Max, por eso la transcribo:

"El cono del silencio se desliza lentamente. Esta vez ha sido el Jefe quien ha pedido bajarlo, aunque no hay ningún secreto que guardar. A su lado la 99 no puede aguantar el llanto, mientras Larabee intenta consolarla.

Desde el interior de uno de los archivadores de la oficina, una mano les alcanza un pañuelo: es el agente 13, quien también le pide a Jaime (Hayme) que se limpie esas gotas de aceite que han empezado a resbalar por sus mejillas.

En un rincón, Colmillo esconde el rostro entre sus peludas patas. El detective hawaiano Harry Suda, vestido de impecable blanco aunque con un listón negro en el brazo, observa la escena desde lejos junto con el rey de Caronia, que a pesar de los años, mantiene su asombroso parecido con Smart. También han llegado algunos indomable villanos: La Gala – perdón, La Garra – y, por supuesto, Sigfried, el celebérrimo archienemigo, que han traído flores a nombre de K.A.O.S.

Todos han llegado para despedir al terrible operario del recontraespionaje, al emblema de C.O.N.T.R.O.L., al hombre que con sus disparates hizo reír al mundo en plena Guerra Fria. "¿Me creería que ha muerto el Súper Agente 86?" dice una voz en el zapatófono. Imposible. Numero Equivocado."

5 comentarios:

digler dijo...

si pues con el super agente 86 no solo parte un héroe del absurdo, si no parte de los recuerdos de mucha gente...

TORTUGA MALDITA dijo...

Cheeeees...

Lady Bathsheba dijo...

como le decia a Ernesto en su blog...dos cosas me preguntaba el domingo mientras veia una parte de una de las pelis del tio Maxwell..que sentiria si se muriera..y no quise seguirla pero se me vino a la mente el tio Max y luego Chespirito..si es que hemos crecido viendolos? como dices..como un pariente, yo lo sentia como un tio...si oe..alguien de la familia no? :( q penita..

Vertigo (a.k.a. Piotr) dijo...

No, chespirito no !por favor! Que se muriera nos graduaria oficialmente de "tios"

Mary Red Rose dijo...

TOTALMENTE Vertigo.Ahi si me compro mi ponds anti arrugas.